La introducción de especies no autóctonas

El hombre introdujo especies de plantas y animales en regiones donde estas por naturaleza no existían. Estas nuevas especies ocasionan el mayor daño en las pequeñas islas.

A primera vista, Hawaii es un paraíso tropical. Pero pocos saben que la mayoría de las especies que viven allí han sido introducidas.

Hubo tantos asentamientos nuevos de plantas y animales no autóctonos en Hawaii que la mayoría de las especies nativas fueron desplazadas y muchas veces extintas.

Las pocas especies nativas que sobrevivieron a la inundación de los recién llegados se retiraron a los picos más lejanos de la montaña.

De las inicialmente 100 especies de aves en Hawaii, más de la mitad se han extinguido. La mayoría de las demás están en fuerte riesgo de extinción.

Australia, con su ubicación remota y una flora y fauna única, es otro ejemplo de las consecuencias de la propagación de especies foráneas.

La introducción del conejo europeo tuvo consecuencias dramáticas. Sin sus enemigos naturales y sin las enfermedades específicas para esta especie, hubo y hay de vez en cuando verdaderas explosiones demográficas (aumento explosivo de la población) de este animal.

Los conejos comen cada tallo de hierba por muchas millas cuadradas, causando hambruna en las especies nativas. Al final, ellos mismos son víctimas de su propio aislamiento, y millones de ellos mueren de hambre también - hasta la próxima ola de proliferación de masa.