La tierra y la variedad de las formas de vida

La tierra tiene una edad de aproximadamente 4,5 a 4,6 mil millones de años. La huellas más antiguas de organismos vivos tienen menos de 3,9 mil millones de años.

La tierra es única. 71% de ella está cubierta por agua – la base de la vida. Sin embargo, la atmósfera contiene un 21 por ciento de oxígeno - producto de los procesos biológicos.
Sin agua no hay vida, sin vida no hay oxígeno. Ningún otro planeta de nuestro sistema solar tiene tales condiciones.

Somos nosotros los que determinamos cómo la vida en nuestro planeta se presentará dentro de 50 a 100 años. Si tendremos un futuro con un mundo interesante, rico de formas de vida, lleno de variedades y milagros, o un mundo en que no habrán más que unas pocas especies además del ser humano – nosotros podemos decidir y eligir.

Estamos al comienzo de una gran extinción de las especies. Los cinco motivos de ello son los siguientes:

1. Destrucción de los hábitats

2. Sobreexplotación de los recursos naturales

3. Contaminación

4. El proceso de reducción de los hábitats en pequeañas islas

5. Introducción de especies no autóctonas (exóticas)

La destrucción de los hábitats causa a la biodiversidad el mayor daño de todos. Por eso la condición central para conservar la biodiversidad única de éste planeta es la conservación de los hábitats. Ese es el motivo por el que Naturefund se centra en el mantenimiento de los hábitats.

Si el desarrollo sigue de esta manera, es probable que dentro de 100 años la mitad de las formas de vida estarán fuertemente amenazadas, si no desaparecidas por completo.

A pesar de todo esto, tenemos la posibilidad de detener ese proceso a través de la educación, la conciencia despierta y la dedicación – que quiere decir el compromiso activo.